Cambiar los discos de freno: ¿cuándo y por qué?

Discos de freno, su función

El disco de freno es el dispositivo técnico utilizado para ralentizar la rueda y para detener el vehículo. El cubo hace de unión entre la rueda y el vehículo. El disco de freno se coloca en el cubo.

Sistema de frenos del coche

Los frenos atrapan el disco y crean la fricción que ralentiza la rotación de la rueda.

Esta fricción provoca un calentamiento importante que tiene como consecuencia directa una reducción de la eficacia de la frenada.

Dependiendo del tamaño, el peso y la potencia del coche, el disco necesitará un sistema de refrigeración más o menos eficaz. Por ello, existen dos tipos de discos: los discos sólidos y los discos ventilados. El disco ventilado ofrece una mejor evacuación del calor respecto al disco sólido. Teniendo esto en cuenta, es obligatorio respetar el tipo de disco montado en la versión original de su vehículo.

Discos de frenos solidos y discos ventilados

Disco de freno sólido (a la izquierda) y disco de freno ventilado (a la derecha)

Durante la frenada, la pérdida de material ocasionada por la fricción entre el disco y las pastillas provoca la reducción del tamaño del disco, así como la formación de un reborde.

Por debajo de un grosor determinado, los discos deben ser sustituidos.

Cambiar los discos de freno: ¿por qué?

El peso cada vez mayor de los vehículos requiere adelantar la frenada y favorece un desgaste acelerado de los discos de freno. El desgaste de los discos de freno varía también con el estilo de conducción y con el tipo de calzadas transitadas (habrá un mayor desgaste de los discos de freno en calzadas sinuosas que en autopista).

Por lo tanto, es obligatorio comprobar el estado de desgaste o de deterioro de los discos de freno, ya que un disco de freno desgastado supone un deterioro de la calidad del frenado de un vehículo.

Cambiar los discos de freno: ¿cuándo?

Es obligatorio cambiar los discos de freno cuando se alcanza el grosor mínimo de desgaste o cuando se detecte algún tipo de anomalía (rayas, alabeos, fisuras, roturas).

Se alcanza el grosor mínimo de desgaste

Cada disco de freno tiene un límite de grosor mínimo predefinido, por debajo del cual debe sustituirse obligatoriamente. Este límite mínimo de desgaste está inscrito en la ficha descriptiva del disco. Si el lado del disco de freno es igual o inferior al límite mínimo indicado, entonces se ha de realizar la sustitución.

Medir el desgaste de frenos

Con la creación del reborde sobre el contorno del disco, es difícil medir de forma precisa el grosor restante. Para realizar una medición de disco de freno eficaz, es necesario medir su grosor en tres alturas diferentes: la primera cerca del reborde exterior, la segunda en el centro y la tercera cerca del borde interior.

Como medir el desgastes de los discos de freno
Como medir el desgastes de los discos de freno

 Son varias las herramientas de precisión que permiten medir, en diferentes puntos, el grosor del disco de freno. Cabe señalarse que el pie de rey clásico no permite medir un disco de freno desgastado. De hecho, el reborde exterior lo impide. Éste es el motivo por el cual es necesario disponer de un pie de rey para discos o de un calibrador.

PIE DE REY PARA DISCOS

 • PIE DE REY PARA DISCOS

CALIBRADOR

 • CALIBRADOR

En caso de anomalías:

Disco de freno rayado

 • Disco de freno rayado: 

Las rayas aparecen a causa de la fricción de una pastilla de freno sin revestimiento sobre el disco. De hecho, cuando no queda nada de revestimiento, el soporte metálico de la pastilla ataca directamente al disco. Esto genera un ruido al frenar.

Disco de freno alabeado

 • Disco de freno alabeado: 

Un sobrecalentamiento del disco de freno provoca su deformación (alabeo) y el cambio de su color (azulado), lo cual provoca una vibración en el volante al frenar.

Disco de freno fisurado

 • Disco de freno fisurado: 

El riesgo de fisura aparece cuando el disco está demasiado desgastado.

Discos de freno roto

 • Disco de freno roto: 

El riesgo de rotura aparece cuando el disco está debilitado por el óxido.

Para cada uno de los supuestos anteriores, se aconseja un control de los frenos en periodos que pueden ir de los 10.000 a los 30.000 km. Según el tipo de conducción y de entorno, el desgaste del disco de freno será superior para un mismo vehículo. A título indicativo, un uso urbano desgasta los frenos más rápidamente que un uso en carretera o autopista.

Durante el cambio de discos de freno es obligatorio cambiar al mismo tiempo las pastillas. No obstante, se pueden sustituir únicamente las pastillas sin cambiar los discos de freno, si estos últimos no están demasiado desgastados.

Cambio de un disco de freno de coche: ¿cómo cambiarlo?

Desmontar los discos de freno:

Elevar el vehículo sobre soportes de columna y desmontar las ruedas del eje correspondiente. (Véase consigna de seguridad + levantar su automóvil con caballetes).

Antes de iniciar la reparación, es importante distinguir dos tipos de estribo: los fijos y los flotantes (véase Cambiar las pinzas de freno).

Disco de freno alabeado

Desconectar el contacto del testigo de desgaste de pastillas conectado al vehículo, en el caso de que cuente con este elemento. El testigo de desgaste es un cable eléctrico que une las pastillas al chasis del coche. Se debe prestar atención al recorrido del testigo para asegurar una colocación correcta durante el montaje.

Desmontar las pastillas de freno

Véase cambiar las pastillas de freno

Colocar los discos de freno

Colocar los nuevos discos de freno

 • Comparar el disco de freno nuevo el disco usado para asegurarse de que las dimensiones son similares.

 • Desengrasar con la ayuda de un producto de limpieza para frenos la parafina del disco de freno nuevo. Este producto se utiliza para proteger el disco durante su almacenamiento.

 • Frotar con la ayuda de un cepillo metálico el cubo de la rueda para eliminar cualquier residuo. Es esencial limpiar bien el cubo para eliminar las posibles vibraciones al frenar.

 • Instalar el nuevo disco en el cubo de la rueda y volver a colocar en su posición el(los) tornillo(s) o grapas de fijación que en ocasiones se suministran con los discos (según la marca) o simplemente recuperar los antiguos.

Reinstalar el estribo

 • Limpiar con un cepillo metálico los soportes de las pastillas de freno

 • Estribos flotantes: volver a montar la parte inferior fija del estribo

 • Estribos fijos: volver a montar el estribo

Deja un comentario